Desde Podemos Granada hemos presentado la iniciativa Creamos Granada a la Asociación Granadina de Diabéticos (AGRADI).  Nuestro secretario general, Alberto Matarán, quería saber las preocupaciones de este colectivo y ver qué propuestas pueden ser trasladadas a las instituciones.  Por otro lado, es voluntad de Podemos Granada construir una propuesta compartida de ciudad, teniendo como eje central la salud. Antonio Daponte, coportavoz de Vamos, Granada, y responsable de Salud del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos Granada, ha resaltado el contexto en el que nos encontramos, tanto en nuestra ciudad, como en Andalucía, donde la crisis económica ha supuesto un pretexto para generar más sufrimiento a la población.

AGRADI nos ha manifestado que sienten que no les importan a nadie, ni desde un punto de vista político ni personal. Son padres y madres de niños y niñas que sufren enfermedad crónica, grave, que supone no solo un coste económico y médico, sino también un coste emocional. No sienten el apoyo de las administraciones.

La diabetes no entiende de razon social, económica, religiosa; es una enfermedad que afecta a todos por igual. Pero que, debido a la escasez de recursos y la falta de apoyo institucional, puede afectar con mayor virulencia a las familias que tienen menos recursos. La labor de nuestras instituciones es fundamental para evitar la doble discriminación que pueden sufrir por razones económicas y por la propia enfermedad. Combatir la exclusión y la pobreza es indispensable para garantizar mejores condiciones de vida también a las personas que sufren diabetes.

Según los datos, 3 de cada 10 personas son diabéticas y 6 millones de españoles la sufren. 70.000 en la provincia de Granada, el 10 % es de tipo 1 (adolescentes). La diabetes tipo 2 la sufren fundamentalmente las personas mayores. En ambos casos sufren la incomprensión de las administraciones.

Ámbito educativo: en los colegios no hay recursos humanos para atender al alumnado diabético. Los padres y madres deben dejar de trabajar para darles la atención necesaria en los centros, ya que el profesorado no tiene la obligación de ejercer una asistencia sanitaria; tampoco se cuenta con personal médico especializado. Los niños, hasta la secundaria no son autónomos, lo que implica una asistencia en etapas de infantil y primaria. (Recordamos que hace años se implementó la campaña de salud escolar en los colegios). Por otra parte, AGRADI, nos comenta que no hay censo de personas diabéticas en los centros escolares, y no lo proporcionan desde Educación ni Salud. Un ejemplo de problema añadido, muy preocupante, es cuando se realiza alguna excursión o viaje de estudio, ya que no cuentan con personal formado y, por tanto, los niños quedan excluidos de dichas actividades.

En cuanto a los menús en los colegios, no hay dietas específicas para atender las necesidades de quienes padecen esta enfermedad.

Tampoco hay reconocido ningún tipo de discapacidad por padecer diabetes; se les excluye de diferentes ramas profesionales; y hay restricciones para renovar el carné de conducir (prefieren ocultarlo). Los seguros de vida y sanitarios no son accesibles, ya que no se les quiere cubrir. Si tenemos en cuenta que existe diabetes hereditaria, la discriminación es mayor en este sentido, las aseguradoras no quieren correr el riesgo.

En al ámbito sanitario: la diabetes complica la salud, fundamentalmente enfermedades neurológicas. Por ejemplo, las revisiones de la vista, retinografía diabética, complicaciones asociadas, se realizan cada 3 años y hay personas que no pueden esperar, y que, evidentemente, no tienen recursos económicos suficientes.

La diabetes de tipo 1 la tratan en Endocrinología; la de tipo 2 la derivan a Medicina de Familia, lo que hace que sientan de nuevo abandono y dispersión, pues la vigilancia debería hacerse desde Endocrinología.

Hace poco, se les retiró la invalidez del 33 %, lo que ha provocado que no se pueden beneficiar de las prestaciones por minusvalía. La Federación Nacional de Diabetes está diseñando una campaña para exigir el RD.

Los proyectos de I+D están paralizados, pese a ser una enfermedad que afecta a tantísima población. Desde la Fundación «Diabetes 0», cansados de esperar a las administraciones, van a financiar un proyecto de investigación.

Prevención: La diabetes tipo 2, es necesario combatirla mediante la prevención y la concienciación social, necesitamos cambiar nuestra dieta alimentaria, hacia una más saludable.

También están sufriendo la fusión hospitalaria en Granada. Antes se desplazaban a San Cecilio, y ahora se sienten desprotegidos y dispersados entre los dos centros hospitalarios, sin tener uno de referencia. Una de las complicaciones es el prediabético, que se trata en PTS.