Andalucía desde la libertad para la igualdad y la justicia socia

El futuro gobierno de la autonomía andaluza se funda en un peculiar equilibrio de las llamadas “fuerzas de la derecha andaluza”. Este gobierno se asentará en un retroceso respecto a las leyes y la legislación en general que actúa en contra de las desigualdades sobre las mujeres, sea dependencia, violencia, o bien la ausencia de nuevas propuestas que palien o corrijan las brechas de desigualdad de género en Andalucía.

Desde el primer momento las declaraciones de los tres partidos en negociación están marcadas por la omnipresencia de sus dirigentes nacionales en el diseño de un proyecto llamado del “cambio en Andalucía”. Vemos cómo estos líderes sostienen y refuerzan día a día un proyecto de profundización en las desigualdades sobre las mujeres.

La inapelable voluntad social de reconocer las violencias machistas como un problema de primer orden, materializado en un Pacto de Estado consensuado por todas las fuerzas políticas, incluidas PP y C´s, se utiliza en estos días como moneda de cambio y como instrumento de chantaje político para “garantizar” la investidura de un gobierno de derechas, lo cual es inaudito en un «Estado de derecho», donde la democracia se define por el compromiso en la erradicación del machismo que provoca estas violencias, específicas en su configuración y origen que afectan a cientos de miles de mujeres diariamente.

Como Podemos Granada queremos exponer y exigir:

Primero. Reconocer que el movimiento feminista, en sus distintas expresiones y formas de organización, trabaja por la igualdad y por la erradicación de cualquier forma de discriminación entre personas, sean cuales sean sus características, origen, creencias y proyectos de vida. Hay que poner en valor, por tanto, que la democracia se ha construido y ha avanzado gracias a colectivos de mujeres (y hombres aliados) que criticamos las jerarquías sociales y formulamos propuestas para prevenir y eliminar cualquier tipo de discriminación contra mujeres, niñas y niños y (o) aquellas que afectan a la sociedad en su conjunto.

Segundo. Cualquier menoscabo, eliminación o falta de apoyo a la legislación que corrige la discriminación entre mujeres, hombres y personas LGTBI, que con esfuerzo y consenso se ha alcanzado gracias a los movimientos civiles y, fundamentalmente, feministas va dirigido directamente contra la sociedad andaluza.

Tercero. Desde Podemos, como herramienta de transformación sociopolítica, entendemos como necesaria la interlocución con la sociedad civil andaluza, garantía democrática de control y decisión sobre los poderes institucionales, dado que en un sistema representativo son las instituciones las que deben aplicar las normas que rigen nuestras condiciones de vida.

Cuarto. Por todo lo anterior, cualquier modificación que no conduzca a generar soluciones a las discriminaciones y violencias machistas cotidianas que sufrimos todas las mujeres y, por ende, el conjunto de la sociedad, significará un proceso de deterioro claro de nuestras vidas y libertades, que traducido en términos políticos significaría un feminicidio consentido.

Buscamos y defendemos políticas para las necesidades sociales y no el ejercicio del gobierno como último fin. Democracia es libertad para la igualdad, la justicia y la solidaridad

Deja un comentario

Finalidad:  Dejar un comentario en la web

Legitimación: Tu consentimiento
Destino: Tus datos se guardan en los servidores donde esta alojada esta web

Derecho: Podrás ejercer tu derecho a acceder, modificar o eliminar tus datos